El movimiento invisible en vídeo

En el Instituto Tecnológico de Massachusetts descubrieron un algoritmo que permite, mediante los cambios en la coloración de la piel de las personas, encontrar un patrón que puede demostrar algunas cosas que no se visualizan a simple vista en un vídeo dónde en teoría no hay movimiento.

El ejemplo más claro de esto es el vídeo de un recién nacido dormido, aunque en el vídeo se notan pequeños movimientos del bebé (respiración), al aplicar esta técnica pueden ver el movimiento que la sangre hace dentro de su rostro y se acentúan los movimientos de respiración.

Este algoritmo puede -según los expertos- ayudar a realizar diagnósticos más fácilmente al conocer cómo trabaja la circulación de los pacientes, también en el campo de la neonatología encuentran una forma muy segura de mantener vigilados a los recién nacidos al disminuir el contacto directo con ellos.

Espero que pronto encuentren más aplicaciones para este tipo de avance científico.

Más info: NYTimes

Anuncios

¿El primer caso de SIDA curado?

Timothy Ray Brown dió positivo en un examen de VIH en 1995 miebtras vivía en Berlín, Alemania. En 2007 peleaba contra este virus y también contra lucemia cuando científicos le hicieron un transplante de células madre de médula con resultados significativos.

Timothy dejó de tomar sus medicamentos contra VIH desde que recibió el transplante según sus propias palabras. 

El Sorprendente progreso de Timothy continua siendo monitorizado por doctores del Hospital General de San Francisco y de la Universidad de California en el centro médico de San Francisco.

Los científicos han dicho que Timothy ha recibido las células madre de parte de un donante quien era inmune al VIH y aparentemente se replicaron. De hecho, cerca de un uno porciento de los caucásicos son inmunes. Algunos investigadores piensan que el gen de inmunidad proviene de la gran plaga: la gente que sobrevivió a la plagan pasaron su inmunidad por herencia.

El Dr. Jay Levy, co-descubridor del virus VIH y una de las autoridades más respetadas en torno a esta enfermedad, afirmó que este caso abre un amplio panorama de posibilidades para afinar la investigación y, finalmente, consolidar una cura. “Si eres capaz de extraer glóbulos blancos de alguien y manipularlas para que no permanezcan infectadas, o infectables por VIH, y estos glóbulos blancos se envuelven todo el sistema inmune de un individuo, entonces esencialmente has logrado una cura funcional”

“Si eres capaz de tomar las células blancas de alguien y manipularlas entonces ellos dejarán de estar infectados, dejarán de infectarse o incluso no podrán hacerlo con el vírus, y esas celulas blancas se convierten en el completo sistema inmune de ese individuo, entonces tienen escencialmente una cura funcional”

Dr. Paul Volberding, otro pioneron en el estudio del SIDA dice lo siguiente: “El paciente de Berlín (Nombre con el cual se ha designado a Timothy Ray Brown ante la comunidad médica) es una historia fascinante, pero no se puede generalizar”

Ambos doctores puntualizan que el procedimiento radical al que fue sometido Timothy podría no ser aplicable a otras personas con VIH, debido a la dificultad de hacer los transplantes de células madre y encontrar al donante correcto.

“Uno no sale y obtiene un transplante de médula ósea porque los transplantes en sí mismos conllevan un real riesgo de mortandad” Advierte Volberding

Él explica que los científicos aún tienen muchas preguntas sin resolver en el caso del tratamiento del Paciente de Berlín.

El Institutos de Medicina Regenerativa de California actualmente fundamenta su investigación de células madre en la Area de la Bahía basándose en el caso de Timothy Ray Brown esperando con esperanzas que se pueda replicar el éxito.

Ante la búsqueda de una cura para esta enfermedad, creo que es una buena noticia saber que hay un caso al menos, del cual se está haciendo investigacióm gracias a que se ha curado de forma controlada, recordemos que otros casos de “cura” se han dado en diferentes lugares del mundo, pero todos ellos apuntan hacia “milagros” y “curas espontáneas”. Éste es el primer caso del cual se puede partir para conocer la forma de usar las células madre y la inmunidad genética. Aún así, falta mucho desarrollo, por lo cual, nadie puede asegurar que se trate de una cura definitiva para todos los infectados, pues como el doctor Jay Levy advierte; se trata de un caso excepcional.

Fuente: Radio Television Caraibes

Otra de Ratas

Me encuentro con la noticia de que las ratas de nuevo dan de qué hablar

en la ciencia, medicina, para ser un poco más precisos.

Se ha encontrado que transplantes de celulas nerviosas en el cerebro de dichos animales ayudan a animales de esta especie co Alz Heimer a aprender de nuevo.


En los estudios realizados, se comprobó que los transplantes realizados en el sistema nervioso de los animales en cuestión ayuda a recobrar la habilidad de recordar y aprender, aún no se sabe cómo es que este proceso sucede, sin embargo, los investigadores creen que se debe a que las celulas nuevas promueven nutrientes y factores de crecimiento.

Este descubrimiento podría no sólo ayudar a pacientes con Alz Heimer, también podría ayudar casos con demencia, y no sólo eso, el transplante no es el único medio por el cual se podría hacer esto, también mediante el uso de drogas nuevas (bueno, medicamentos), celulas modificadas genéticamente, y otros.

El estudio, presentado por la revista Behavioral Neuroscience, publicada por la “American Psychological Association” describe que la estimulación de los factores de crecimiento en las neuronas mediante el injerto de celulas, regenera o reorganiza una parte del cerebro y restaura funciones cognotivas en un proceso llamado plastia neural.

Esperemos que pronto se comiencen a hacer las pruebas en laboratorios con buenos resultados.

Es una gran noticia, pues en una enfermedad como lo es el Alz Heimer los avances que se han tenido son muy escasos.


La nota completa está acáwww.apa.org [En Inglés]


Rick

23 años después…

Un hombre, accidentado en un percanse automovilístico, queda en estado vegetativo y con diagnóstico comatoso.

Rob Houben, estudiante Belga de Ingeniería, a los 20 años  sufrió el accidente que lo marcó de acuerdo a la comunidad médica en “estado Vegetativo”  gracias a la Escala Glaslow de Coma,  (gracias a la medición de la respuesta en ojos, respuesta verbal y motriz)   y su diagnóstico no cambió hasta hace poco, 23 años después, cuando; el doctor Esteven Laureys empleando modernas técnicas de escaneo , descubrió que el Cortex cerebral funcionaba, hecho que no se había verificado (ni siquiera estudiado) anteriormente.

Houben dice “Yo gritaba, pero no había nadie que escuchara”. Ahora tiene 46 años y se comunica mediante un teclado especial activado por mínimos movimientos de su mano derecha.

Independientemente del gran paso que da la neurología en este caso, resulta bastante intrigante, y hasta escalofríante, sólo basta con echar un vistazo a las declaraciones que ha dado Houben para darnos una idea de lo que vivió.

I am called Rom. I am not dead. The nurses came, they patted me, they sometimes took my hand, and I heard them say “no hope.” I meditated, I dreamed my life away–it was all I could do. I don’t want to blame anyone–it wouldn’t do any good. But I owe my life to my family. Everyone else gave up.

Soy llamado ROM (Memoria de sólo lectura). No estoy muerto. Las enfermeras venían, ellas me acariciaban, a veces tomaban mi mano, y las escucharba decir “no tiene esperanza”. Yo meditaba, soñaba con una vida afuera -era todo lo que yo podía hacer. No quiero culpar a nadie-  Eso no haría ningún bien. Pero debo mi vida a mi familia. Todos los demás se rindieron.


I studied what happened around me as if it were a tiny piece of world drama, the bizarre peculiarities of the other patients in the common room, the entry of the doctors into my room, the gossip of the nurses who were not embarrassed to speak about their boyfriends in front of “the extinct one.” That made me an expert on relationships.

Estudiaba que había pasado a mi alrededor como si fuera una pequeña pieza de drama mundial, las bizarras peculiaridades de los otros pacientes en la misma habitación, la entrada de los doctores en mi cuarto, los chismes de las enfermeras quienes no se avergonzaban de hablar de sus novios frente al “Extinguido”. Eso me hizo un experto en relaciones.


En cuanto leí esta noticia quedé congelado y es que no puedo imaginar una vida en la cual todo sigue su curso como debe, no así, el movimiento de nuestro cuerpo. Estar encerrado dentro de nosotros mismos es algo que sólo nunca había visualizado más que en alguna pesadilla.



Si quieren leer la nota completa; den Click aquí.

 

Rick